Desplazarse a:

Década de 1920

Década de 1930

Década de 1940

Década de 1950

Década de 1960

Década de 1970

Década de 1980

Década de 1990

Década de 2000

Década de 2010

Década de 1920

El 9 de febrero de 1923 se funda la Unión Deportiva Española, bajo la presidencia de Federico Anaya, adquiriendo los terrenos de El Calvario para construir un campo de juego reglamentario. Es una sociedad polideportiva y acoge varias disciplinas como tenis, natación, hípica, atletismo y fútbol. El club viste camiseta blanca con pantalón negro y es inscrito en la Federación Castellano-Leonesa para entrar a competir junto a otros clubs castellanos.
En la temporada 23/24 consigue ganar el Campeonato Regional de Primera Categoría siendo presidente Benigno González, mientras que en Segunda Categoría participa el también salmantino Luises Foot-ball Club, entidad juvenil adscrita al entorno religioso. El 15 de mayo de 1925 el Luises F.C. se fusiona con el Stadium Salmantino y se crea el Stadium Salmantino Luises, club que viste camisa blanquiazul, rivalizará con la U.D. Española y que alcanzará la Primera Categoría al término de la temporada 25/26, pero que tristemente acabará desapareciendo en 1928. En 1929 un recién nacido Deportivo Salmantino, que viste a cuadros blanquiazules y pantalón blanco, aprovecha la crisis económica establecida en el seno de la U.D. Española y se convierte en el club referencia.

Volver arriba

Década de 1930

El 14 de abril de 1931 se instaura la II República y la U.D. Española cambia de nombre por orden gubernamental al considerarse una denominación políticamente incorrecta, pasando a ser Club Deportivo Salamanca. El nombre impuesto no gusta a los directivos la entidad charra y meses más tarde, el 15 de enero de 1932 mediante junta presidida por José Tejero, se decide cambiar a Unión Deportiva Salamanca. Durante estos años de cambios continuos y situación inestable, deportivamente el club se encuentra en Regional y en la temporada 35/36 consigue proclamarse Campeón de la Primera Categoría.
Este hito le da derecho a luchar por el ascenso a Segunda División mediante la disputa de eliminatorias con otros clubs, quedando en la primera eliminatoria exento y enfrentándose en la segunda al Santoña F.C.: 2-0 en la localidad cántabra y 8-0 en El Calvario, lo cual le permite ascender a la categoría de plata. La U.D. Salamanca que se ha ganado el ascenso de forma plenamente deportiva no puede disfrutar del merecido éxito hasta la posterior temporada 39/40, pues la infausta Guerra Civil corta de raíz la vida social y deportiva nacional además del desarrollo del país.
Es en la temporada 39/40 cuando reinicia sus actividades consiguiendo finalizar quinto en su debut en la categoría de plata de la mano del preparador Carlos Rumbold.

Volver arriba

Década de 1940

Tras una irregular campaña 40/41, el club charro realiza una magnífica temporada 41/42 que le lleva a ser subcampeón de grupo. Este éxito le permite entrar en la Fase Final para luchar por el ascenso, pero la superioridad de los rivales hace que sea sexto y quede pronto sin posibilidades de cumplir su sueño. En la sesión 42/43 se acometen obras de ampliación del Campo de El Calvario que suponen un gran desembolso económico para la entidad, mermando considerablemente el potencial de la plantilla y descendiendo finalmente a Tercera División.
Este descenso incide en la marcha del club quien necesitará de dos temporadas para salir de esta categoría, objetivo que se alcanza en la campaña 44/45 cuando se proclama Campeón de grupo y de la Fase Intermedia, para ser segundo en la Fase Final y conseguir una de las dos plazas que dan derecho al ascenso. Sin embargo, tanto esfuerzo deportivo apenas se ve recompensado al contar con una solitaria temporada en Segunda División, dado que la campaña 45/46 es muy negativa y finaliza decimotercero, descendiendo una vez más a Tercera División. Desde este momento la U.D. Salamanca pasa unos años en los que se convierte en serio aspirante a reconquistar la categoría perdida, fracasando en varios de los intentos que se le presentan. En la temporada 46/47 es segundo al igual que resulta en la Fase Intermedia, pero la gran decepción viene en la Fase Final cuando superado por sus rivales es quinto.
En la edición 47/48 lo vuelve a intentar y tras ser Campeón de grupo resulta segundo en la Fase Intermedia. En la Fase Final es tercero y una vez más no consigue ascender. La temporada 48/49 es durísima en lo económico a consecuencia de las grandes sumas de dinero invertidas en los proyectos anteriores, permaneciendo agobiado por las deudas y luchando por sobrevivir a base de las aportaciones que recibe de aficionados y autoridades, estando por ello muy próximo a la desaparición. A nivel competitivo sin embargo la cosas funcionan mucho mejor y la entidad es segunda en su grupo, consiguiendo ascender directamente a Segunda División sin Promoción mediante dada la ampliación a dos grupos que sufre esta. La U.D. Salamanca inicia el campeonato 49/50 en Segunda División siendo cuarto, con la gran novedad de emplear el avión para sus desplazamientos por primera vez en varias ocasiones.

Volver arriba

Década de 1950

En la campaña 50/51 con Manuel Rosell de presidente y una plantilla compuesta por jóvenes universitarios en gran parte, el club queda segundo en su grupo, lo que le da derecho a disputar la Promoción de Ascenso a Primera División. En esta se clasifica sexto en un grupo en el que tan sólo ascienden los dos primeros clasificados, malogrando tal oportunidad. Pese a su relativo éxito deportivo, en el aspecto económico la caja se sigue encontrando vacía y el equipo pasa por momentos angustiosos como la temporada 52/53 en la que tiene que disputar una Liguilla de Permanencia. En esta es cuarto dentro de un grupo de cinco equipos en el cual sólo los dos primeros permanecen en Segunda División, ocasionándole la pérdida de categoría.
Paralelamente cabe destacar que el 22 de octubre de 1952 se crea el conjunto filial denominado Club Deportivo Salmantino, club en el que militarán aquellos jugadores que no tengan sitio en la primera plantilla y además aquellos que sean promesas interesantes con el fin de abaratar costes en fichajes. El filial tendrá total independencia de la U.D. Salamanca al tener directiva propia y en el futuro se convertirá en un gran vivero de jugadores. Cuando todo apuntaba a disputar una campaña 53/54 en Tercera División, la inesperada renuncia por problemas económicos del barcelonés U.D. San Andrés a seguir en Segunda División provoca que la RFEF invite al club charro a seguir en la categoría, propuesta que se acepta de inmediato con gran entusiasmo. Pero la situación del conjunto blanquinegro no es mucho mejor que la del renunciante y tras una campaña aciaga se desciende a Tercera División tras ser decimoquinto y penúltimo. En 1954 la U.D. Salamanca decide albergar otras disciplinas deportivas como baloncesto, balonmano, jockey, atletismo y rugby, convirtiéndose en un club multideportivo como lo fueran muchos otros en los años diez y veinte.
En lo que resta de década de los cincuenta, la U.D. Salamanca intenta volver a Segunda División sin demasiada fortuna siendo constantes los intentos que efectúa, a excepción de la campaña 57/58 en la que no consigue el objetivo de entrar en las Fases de Ascenso. Así en la edición 54/55 es segundo de grupo y en la Liguilla cuarto de un grupo de ocho clubs en el que tan solo asciende el primero. En la campaña 55/56 se proclama Campeón, repitiendo cuarto puesto en la Liguilla. En la temporada 56/57 es nuevamente primero, pero el sistema de ascenso cambia para disputar eliminatorias directas.
El conjunto charro se enfrenta al C.D. Basconia: empate a cero en casa y derrota por 1-0 en Basauri que lo elimina. En la sesión 58/59 es segundo en la Liga regular mientras que supera al C.D. Caudal: 1-0 en Mieres y 2-0 en casa; siendo eliminado a su vez por la S.C. Turista: 6-1 en Vigo y 2-1 en casa. El deseado ascenso a Segunda División llega al término de la década cuando tras ser segundo en Liga, es capaz de eliminar a la Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega: 1-0 y 8-0 en casa; y al asturiano Círculo Popular de La Felguera: 3-0 en Langreo y 6-0 en casa; disputando la Final frente al C.D. Alavés: 2-0 en casa y empate a uno en Vitoria.

Volver arriba

Década de 1960

La década de los años sesenta va a ser prácticamente un calco de la recién acabada década anterior. Con una plantilla establecida en Segunda División inicia el campeonato 60/61 siendo décimo. Tres campañas más aguantará en la categoría, pues la U.D. Salamanca nunca sobrepasa el décimo puesto y numerosos son los problemas deportivos que circundan a la sociedad. El temido descenso llega en la temporada 63/64 cuando finaliza decimoquinto. Como sucediese en la década anterior, el conjunto charro resulta demasiado pequeño para Segunda División y demasiado grande para Tercera División, quedándose esta última categoría insuficiente para su entidad. Pese a ello, cinco son las temporadas en las que se ve atrapado en ella sin ser capaz de poder abandonarla. En la edición 64/65 es Campeón, siendo eliminado por el Club Ferrol en la Promoción: 2-2 en El Calvario, 1-1 en Ferrol y 2-3 en el desempate disputado en La Coruña.
En la campaña 66/67 vuelve al ataque tras ser nuevamente primero. En la Promoción elimina al Real Avilés C.F.: 3-1 en casa y 1-1 en la ciudad asturiana; pero en la siguiente ronda es eliminado por el Jerez C.D.: 2-1 en casa y 3-1 en la ciudad gaditana. La temporada 67/68 discurre por el mismo sendero pero llegando a la Final; es segundo en Liga y tras eliminar al Baracaldo C.F.: 0-0 en la ciudad vizcaína y 3-0 en casa, elimina al Calella C.F. con tres encuentros: 2-1 en la localidad barcelonesa, 2-1 en El Calvario y 3-0 en el desempate disputado en Salamanca. En la Final se enfrenta al Club Ferrol que le cierra las puertas de Segunda División: 1-2 en El Calvario y 2-1 en la ciudad coruñesa.
Cabe citar que en 1967 los terrenos de El Calvario convertidos en sede del club durante varias décadas son calificados como edificables, iniciándose las gestiones para adquirir un nuevo campo. En la campaña 68/69 se toma el desquite y tras ser Campeón de Liga consigue eliminar al Real Club Recreativo de Huelva: 2-3 en Huelva y 0-0 en casa para ascender a Segunda División. Tanto esfuerzo y tanta lucha queda simplificado en nada, dado que la campaña 69/70 es bastante mediocre y la U.D. Salamanca se ve condenada al descenso tras ser decimonovena.

Volver arriba

Década de 1970

Inicia así pues la década de los años setenta en una remozada Tercera División en la que el sistema de ascenso varía respecto a lo que se estaba haciendo en los años anteriores. Su reestreno no es bueno y termina décimo, lejos de cualquier opción. La novedad en curso es que con la presidencia de Augusto Pimienta de Almeida el 8 de abril de 1970 se estrena el nuevo Estadio Helmántico tras venderse las viejas instalaciones de El Calvario, el cual será a partir de la fecha la nueva casa de la entidad. El partido de inauguración enfrentó a los charros contra el Sporting Clube de Portugal lisboeta, terminando el encuentro con 0-0 en el marcador. En la campaña 71/72 el club blanquinegro es segundo en Liga, pero en la Promoción es eliminado por el Real Santander S.D.: 2-0 en la capital cántabra y un insuficiente 1-0 en el Helmántico.
En la edición 72/73 recompone sus líneas y se proclama Campeón de su grupo, ascendiendo directamente a Segunda División con García Traid en el banquillo. La temporada 73/74 es la mítica del ascenso a Primera División con un conjunto dirigido por su técnico talismán García Traid en el que militan jugadores como: Aguinaga, Lacasa, Muñoz, Febrer, Iglesias, Chaves, Robi y Rial, al conseguir terminar tercero en Liga. Este hecho histórico se ve refrendado con la comparecencia durante siete temporadas consecutivas en la división de honor, siendo esta la gran época del club. Durante estos años la U.D. Salamanca adquiere notoriedad en el panorama nacional con jugadores como D’Alesandro, Corominas, Pedraza, Enrique, Amiano ó Cino, y realiza excelentes campeonatos en los que mayoritariamente no pasa problemas deportivos, hasta que en la temporada 80/81 todo finaliza con el descenso a Segunda División tras ser decimoséptimo y penúltimo.

Volver arriba

Década de 1980

El paso por Segunda División en la campaña 81/82 es breve y el club finaliza segundo ascendiendo nuevamente entre los grandes. Sin embargo, el sueño de Primera División tan sólo dura un par de temporadas pues en la edición 83/84 se pierde la categoría al ser decimoctavo. El club entra en declive y experimenta un descenso en picado durante la campaña 84/85 que le conduce a terminar en Segunda División B tras ser decimoséptimo clasificado. La temporada 85/86 la inicia en Segunda División B siendo tercero y viendo frustrado el ascenso por escaso margen al existir sólo dos plazas para este fin.
Tres serán las largas temporadas que necesitará para abandonar esta categoría y volver a Segunda División. En esta ocasión será nuevamente García Traid quien lo consiga y lo rescate del pozo en el que se encuentra al proclamar a la U.D. Salamanca Campeón de su grupo en la sesión 87/88 y abastar con ello el ascenso directo. Pese a que la campaña 88/89 es aceptable en Segunda División, en las dos campañas siguientes se muestran irregulares y en la temporada 90/91 se desciende nuevamente al pozo de Segunda División B.

Volver arriba

Década de 1990

Salir de ella va a costar tres interminables campañas a consecuencia del nuevo sistema de ascenso que introduce el sistema selectivo de Liguilla. En la campaña 91/92 es brillantemente Campeón de grupo, pero en la liguilla resulta tercero superado por Villarreal C.F. y Girona C.F., siendo último la Real Balompédica Linense. Durante 1992 culmina el proceso de transformación en Sociedad Anónima Deportiva, pasando a ser denominado Unión Deportiva Salamanca, S.A.D.
En la edición 92/93 es subcampeón de Liga, cayendo en la Liguilla al ser segundo sin opciones tras el Hércules C.F.. Les acompañan en esta Fase U.D. Las Palmas y Real Sociedad Gimnástica de Torrelavega. En la campaña 93/94 con Juan Manuel Lillo llega el ansiado ascenso tras ser Campeón de Liga y su correspondiente grupo de clasificación, pues en este supera a U.D. Las Palmas, Levante U.D. y Barakaldo C.F. El equipo va lanzado y con Lillo es cuarto en Segunda División durante la campaña 94/95. Este puesto le da opción a disputar la Promoción de Ascenso como aspirante frente al Albacete Balompié. El primer encuentro se salda con una frustrante derrota por 0-2 en el Helmántico que cunde el desánimo entre su afición. Sin embargo, la vuelta en Albacete es triunfal y tras llegarse a un 0-2 en el tiempo reglamentario, durante la prórroga se impone al cuadro manchego por un contundente 0-5.
Su paso por Primera División dura un sólo año pues al término de la temporada 95/96 desciende a Segunda División al ser vigésimo segundo y último, contando con jugadores como: Claudio, Stinga, Barbará, Del Solar, Torrecilla, Vellisca y Ayúcar. En la sesión 96/97 se rehace de inmediato y alcanza el segundo puesto con Andoni Goikoetxea en el banquillo, recuperando la categoría perdida un año antes.
Nuevamente entre los grandes, en la campaña 97/98 destacan sus goleadas en casa en varios encuentros, lo que le permite sumar muchos puntos vitales para hacerse fuerte y salvarse al ser decimoquinto, destacando además la presencia de jugadores como: Pauleta, Popescu, César Brito, Giovanella, Zegarra, Silvani y Rogelio. En la temporada 98/99 el cuadro charro pierde a varios de sus jugadores más efectivos y se haya profundamente debilitado a pesar de contar con: Vellisca, Edu Alonso, Cardetti, Casartelli y Pavlicic, finalizando vigésimo y último, consumando su descenso a Segunda División. En esta categoría permanecerá durante seis temporadas consecutivas, siendo la mejor de ellas la posterior al descenso, 99/00, en la que es cuarto.

Volver arriba

Década de 2000

En el resto se muestra conforme con la permanencia al contar con presupuestos bajos que le impiden realizar buenos fichajes, merodeando por la zona media de la tabla hasta que en la temporada 04/05 se desciende a Segunda División B tras una nefasta campaña en la que finalizan en el vigésimo primer puesto. Con el técnico Javi López se consigue el campeonato de Segunda Divisdión B en la campaña 05/06 y a continuación el ascenso a Segunda División tras eliminar en la Promoción a la U.D. At. Gramanet: 2-3 en Santa Coloma y 3-1 en casa; y a Sevilla F.C. “B” en la Final: 0-0 en la capital andaluza y 1-0 en casa.
La siguiente temporada 06/07 del regreso a la categoría de plata es duodécimo clasificado con Javi López en el banquillo. La 07/08 con Juan Ignacio Martínez de entrenador es séptimo, pero a nivel extradeportivo, el club se encuentra en una situación económica al límite por las deudas con jugadores de años anteriores. Debido a la falta de apoyo económico se plantea la posibilidad de vender la plaza de Segunda División pero al final el Ayuntamiento aprueba una permuta de los terrenos de el Helmántico, salvando finalmente su puesto en la categoría. La campaña 08/09 con David Amaral en el banquillo deja al club en la parte templada de la tabla al acabar en noveno puesto con el venezolano Miku como máximo artillero, puesto que no es refrendado en la siguiente edición 09/10 al pasar por numerosos problemas que le conducen a coquetear con el descenso salvándose casi in extremis en la última jornada.

Volver arriba

Década de 2010

La deficiente planificación de la última temporada tiene continuidad en la edición 10/11, en este caso con el agravante de perder la categoría y descender a Segunda División B tras realizar un torneo en el que muestra dos caras, una positiva en la primera vuelta situado en zona media y una muy negativa en la segunda donde encadena una serie de derrotas y escaso poder de puntuación que le condenan al fracaso. En la edición 11/12 los salmantinos no destacan en el Grupo II y pronto demuestran que el torneo se les hará largo. Al final son novenos alejados de las primeras plazas.
En los años diez la crisis económica se cebará con los salmantinos, agudizándose cada campaña más y más entrando en una situación tan preocupante que desemboca en la solicitud de Ley Concursal cuando la salvación parece utópica. Con la llegada de administradores concursales en octubre de 2011, el problema financiero lejos de solucionarse se enreda todavía en mayor grado, iniciándose la temporada 12/13 con el temor de un futuro incierto.
Juan José Hidalgo, reconocido empresario y persona que más dinero ha apostado en los últimos veinticinco años por el club, declara en octubre de 2012 que hará todo lo posible económicamente por salvar a la entidad charra de una lamentable desaparición, promesa que con el paso de los meses no se cumple y que ahuyenta de paso a posibles inversores. En el mes de mayo Hidalgo manifiesta que la mejor solución posible es dejar morir al club -se adeudan 23 millones de euros- para revivirlo posteriormente, declaración de intenciones que disgusta a la afición y supone un duro golpe para la sociedad.
Los administradores concursales convocan para el 18 de junio una decisiva junta de acreedores para dar una posible salida donde el Banco Popular es el principal afectado, no presentándose ninguna voz autorizada de la entidad bancaria que demuestra su material desinterés. Máximo Mayoral, administrador concursal, comunica ese mismo día al Juzgado de Instrucción nº4 y Mercantil de Salamanca que la convocatoria ha sido un fiasco y este centro hace efectivo un edicto por el que se hace saber que los bienes del club van a ser subastados como primer paso para la liquidación, una sentencia que supone la lamentable y traumática desaparición de la U.D. Salamanca SAD tras noventa años de historia en el fútbol español, doce temporadas de ellas en Primera División, treinta y cuatro en Segunda División A, nueve en Segunda División B y diecinueve en Tercera División.

Volver arriba